Ansiedad

Ansiedad humana normal: Emoción ó mecanismo del ser humano para defenderse o protegerse ante situaciones inciertas, desconocidas. Por ejemplo, al realizar una entrevista de trabajo, presentar un examen importante o volver a ver a una persona después de mucho tiempo.

Ansiedad Patológica: Los niveles de ansiedad nos empiezan a frenar. Los síntomas son incontrolables, nos paralizan. Se comienza a necesitar ayuda médica y/o psicológica.

SÍNTOMAS

Físicos: Taquicardias, falta de aire, sudoración (comúnmente en las manos), respuesta sexual (en hombres; eyaculación precoz, problemas de erección o erección no duradera. En mujeres falta de lubricación vaginal al momento de la relación sexual, vaginismo o falta de deseo sexual), sensación de náuseas, problemas de sueño (alteraciones importantes en el ciclo del sueño, insomnio por lo regular).

Psicológicos: Intranquilidad, sensación de amenaza o peligro la mayor parte del tiempo, dificultad de pensamientos positivos, celos patológicos, falta de atención, dificultad para tomar decisiones.

Conductuales: Irritabilidad hacia el entorno, hacia las personas o situaciones comunes. Entorpecimiento de movimiento con las manos.

CAUSAS

De cuestión carácter: Personas aprehensivas, que necesitan tener control de las situaciones y de las personas que las rodean. No se adaptan fácilmente a los cambios, por lo regular prefieren estar en su “lugar seguro” o “zona de confort”.

Genético: Alteraciones en neurotransmisores, cerotonina, sistema gaba (neurotransmisor que debe activarse ante situación de crisis, provoca calma, tranquilidad y capacidad de responder a las situaciones).

TIPOS DE ANSIEDAD

Trastorno de ansiedad generalizada. La persona esta preocupada todo el tiempo por situaciones de vida sin poder evitarlo. Sus preocupaciones son respecto al futuro, qué sucederá con ciertas cuestiones de vida o situaciones inesperadas.

Crisis de angustia/ataques de pánico. Palpitaciones, sin aire, pierde control, siente morir, se confunde con ataque al corazón. Si la persona a sufrido eventos traumáticos en algún momento de su vida. Por ejemplo, haber vivido un sismo, terremoto, huracán o cualquier desastre natural de alta magnitud. Haber sido víctima de acoso o abuso sexual, físico o psicológico.

Ansiedad social. Cuando es el centro de atención o realiza actividades en público, como dar conferencias, exponer temas ante un grupo o comer en lugar público.

Trastorno obsesivo compulsivo. Tiene ideas recurrentes, obsesiones. No hacen sentido con los valores de la persona, son intrusivas (llegan a la mente de la persona en cualquier momento y le es difícil deshacerse de ellas hasta que las lleva a cabo). Hay necesidad de realizar actos repetitivos compulsivos (lavarse las manos demasiadas veces al día, caminar con rituales dentro y fuera de la casa, actos repetitivos de revisión de ventanas y puertas cerradas, llaves de agua o gas, duran mas de una hora al día).

TRATAMIENTO

Terapia cognitivo conductual: La persona aprende a tener manejo de la ansiedad, manejo de las emociones y se puede recuperar sin medicamentos.

Cuadro agudo (ataques de pánico). Medicamentos para tranquilizar (ceracetinas) sólo actúa durante la crisis.

Antidepresivos (cerotonina) se corrige la activación del cuerpo. Tardan una a dos semanas para que actúe. Con el tiempo es preventivo y curativo, la persona debe tomarlo por periodo de un año o más depende del trastorno.

RECOMENDACIONES

Ejercicios de relajación (respiraciones, yoga, meditación, visualizaciones) y mindfulness.

Practicar ejercicio físico regular, que es un “ansiolítico natural”.

Cuidar la alimentación. Evitar tomar café o chocolate.}

Dormir bien.

Saber pedir ayuda, ya que “tendemos a cargarnos con demasiadas tareas y responsabilidades”.

Aprender a identificar los pensamientos negativos y cuestionarlos. Tratar de aprende de las situaciones por difíciles que sean, preguntar ¿para qué me está sucediendo esto?

¿CÓMO AYUDO A UNA PERSONA CON ANSIEDAD?

Piense cómo acercarse a la persona: Considere el tipo de relación y qué método será más efectivo. ¿La persona será receptiva o se pondrá a la defensiva?

Haga preguntas: Empiece por averiguar cómo se siente. Es común que la persona responda “estoy bien”. Se recomienda cambiar la pregunta a frase, por ejemplo, cómo puedo ayudarte, platícame cómo te sientes y qué úiedp hacer por ti.

Escuche: A veces todo lo que su ser querido necesita es alguien que lo escuche. Evite interrumpir o tratar de hacer el papel de profesional de la salud. Sea consciente de su propio lenguaje corporal, escuche y trate de darle ánimo.

Explíquele que sus sentimientos son normales: Todo el mundo ha experimentado algo de ansiedad. Es importante validar los sentimientos de la otra persona. Evite restarles importancia.

Sugiera recursos: Prepárese para ofrecerle una lista de recursos a su ser querido. Esto puede incluir los nombres y números de teléfono de un médico, un terapeuta o una clínica de salud comunitaria, si es que la persona está lista para buscar ayuda profesional.

Seguimiento: Después de conversar, manténgase en contacto diariamente o cada dos días con su ser querido para ver cómo sigue. Pregúntele si ha llamado a algún profesional, y si aún no lo ha hecho, anímelo a que lo haga.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *