Actividades sensoriales en casa

Los seres humanos aprendemos del mundo del que nos rodea a través de nuestros sentidos, desde que nacemos, son estos los que nos proveen información del mundo exterior ya que aprendemos, en un primer momento, de lo que tocamos, vemos, olemos, saboreamos y escuchamos; nuestros sentidos se desarrollan de manera acelerada durante nuestros primeros años de vida y, en la medida que vamos creciendo, estos se van adaptando al mundo en el que nos desenvolvemos.

El niño aprende a través de sus sentidos y la mejor manera de desarrollarlos es a través del juego; el movimiento también estimula nuestra comprensión del mundo, además de que fortalece los músculos y articulaciones de nuestro cuerpo.

De esta manera, todos hemos escuchado hablar de nuestros sentidos, los más famosos son el táctil, olfativo, gustativo, auditivo y visual. Sin embargo, existen dos más que, recientemente, han sido más estudiados y desarrollados, me refiero al sistema propioceptivo y vestibular. Y finalmente, existe otro sentido menos conocido, pero igual de importante. El interoceptivo. ¿No lo conoce? No se preocupe, en un momento hablaremos más a fondo de cada uno.

Nuestros sentidos:

Nuestro cerebro recibe muchos estímulos que provienen del mundo exterior, sin embargo, dentro de nuestro organismo, también recibimos señales que activan cada uno de nuestros canales sensitivos.  

Vamos a llamar estímulo a toda luz, sonido, aroma, imagen, etc. que activa un receptor sensorial, este puede ser interno o externo.

Es decir, nosotros tenemos sentidos exteroceptivos e interoceptivos, que, en conjunto, desarrollan de manera integral nuestros canales sensitivos.

Clasificación de nuestros sentidos

Tacto

Es el primer sistema que funciona y, durante los primeros meses, es el sistema sensorial más maduro… Los receptores se encuentran en la piel, nos da información sobre la forma, tamaño, temperatura y textura de los objetos y nos ayuda a entender nuestro entorno. El tacto es importante para aprender a manejar y usar objetos de la vida cotidiana.

Olfato y gusto

Estos dos sistemas están íntimamente relacionados y también son de los primero en desarrollares… ¡Los sabores y olores de los alimentos que consuma la madre mientras está embarazada son transmitidos al bebé! Gracias estos dos sentidos, disfrutamos los sabores y olores. El olfato ayuda a memorizar sensaciones y emociones. Nos protegen generando alertas sobre situaciones potencialmente peligrosas.

Audición

Escuchamos y procesamos constantemente los sonidos a nuestro alrededor, y de esta forma, aprendemos a hablar, leer y escribir… ¡Ya que la audición es esencial para el desarrollo del leguaje! además de disfrutar de la música y los sonidos de la naturaleza, lo que nos permite comprender mejor el entorno.

Visión

La vista es el sentido menos desarrollado al momento en que nacemos. Sin embargo, conforme vamos creciendo, la visión nos permitirá reconocer formas, colores, letras y números y es, además, fundamental para interpretar el lenguaje corporal y otras señales no verbales durante las intervenciones sociales. Es el sentido que guía nuestros movimientos, para que sean seguros y eficientes.

Sistema vestibular

Está localizado en el oído interno y nos brinda información sobre el movimiento, la gravedad y el equilibrio. Es decir, hace posible el “darse cuenta” de nuestros movimientos y de nuestra posición (arriba, abajo, rápido, lento, circular, etc.) También, influye en los estados de alerta y activación necesarios para prestar atención, mantener la concentración, iniciar y terminar actividades y tener una adecuada orientación espacial y temporal.

Sistema propioceptivo

Este sistema nos indica la posición de nuestro cuerpo y así dirigir nuestros movimientos correctamente en el espacio. De esta manera podemos integrarlas en patrones y secuencias de movimiento que forman nuestras habilidades para la coordinación motora y el control de la fuerza requerida para realizar las actividades que necesitamos y queremos hacer. Junto con las sensaciones de los sistemas vestibular y táctil, nos ayuda a componer el mapa mental del cuerpo, gracias al cual construimos los automatismos motores que van a facilitar aprendizajes como caminar, escribir, vestirnos, etc.

Interocepción

Los interoceptores son sensores internos que nos informan las sensaciones de nuestros órganos, de esta forma localizamos un dolor o le damos nombre a sensaciones como el hambre, la sed, y las respuestas viscerales a la alegría o el miedo. 

Consideraciones previas…

  • Antes de ponernos a realizar actividades sensoriales con nuestras hijas e hijos, es importante recordar que cada niño es diferente, ya sea con discapacidad o sin discapacidad, por lo que siempre es adecuado estar en contacto con una especialista en Integración Sensorial, que nos pueda brindar orientación.
  • En el caso de un niño neurodiverso, es necesario establecer una evaluación que nos permita conocer si es hiposensible (percibe en menor grado un estímulo) o hipersensible (percibe en mayor grado un estímulo), en el caso de personas con Trastorno del Espectro Autista, muchos chicos han indicado que son más sensibles a las texturas de cierta ropa, a sonidos del exterior, a que una persona los toque, en este caso estamos hablando de una hipersensibilidad táctil y auditiva. También, hay muchas referencias de algunos padres que indican que su hijo parece que no “siente el frío” y cuando cae una nevada, por ejemplo, pueden andar con una playera, en ese caso estamos hablando de una hiposensibilidad táctil, en esos casos en específico, posiblemente estaríamos hablando de una Desorden de Integración Sensorial y es necesario que una Especialista en el tema pueda realizar una evaluación pertinente y establecer un programa que pueda ir generando respuestas favorables, siempre cuidando la integridad de la persona.   

¿Por qué es importante estimular los sentidos?

Existen muchos beneficios al momento de estimular los sentidos de nuestros hijas e hijos, lo más recomendable es siempre implementarlos a través del juego, esto nos permitirá que muchas habilidades sen adquiridas de manera significativa, entre los beneficios existentes, podemos encontrar:

  • Fomentar la interacción social: y es que a través de las actividades aquí propuestas, podemos enseñar roles de juego, establecer turnos y tiempos de espera, además de que propiciamos el contacto físico y el desarrollo emocional.
  • Fortalecemos habilidades lingüístico-comunicativas: la comunicación no es solo verbal, sino que en dichas actividades podemos hacer uso de expresiones gestuales que le permitan desarrollar la interpretación de nuestros gestos. Además, fomentamos que adquieran un modo de expresión de las emociones aprendido a través del juego. De igual forma, podemos establecer actividades dirigidas, en las que el objetivo pueda ser aprender las vocales, onomatopeyas o frases.
  • Potencializamos el desarrollo cognitivo: como lo mencionaba, las actividades pueden ser establecidas con un objetivo en específico, como la clasificación por tamaños, colores y/o texturas. Todo depende, también, de la creatividad que tengamos.  
  • Brindamos herramientas que ayudarán a resolver y anticipar situaciones cotidianas: la información nos permite conocer mejor los estímulos. Y es que, cuando nuestras hijas o hijos no saben que esperar de una sensación, seguramente presentan conductas de evitación, es decir, de huir al momento de ver, sentir, oler algo. Así que poco a poco, al irles mostrando qué se siente, es decir qué esperar, ellos van generando respuestas adaptativas a la situación.
  • Regulación emocional: aunado al punto anterior, al saber qué esperar de la situación, aprenden a controlarse a sí mismo. Además, muchas actividades generan sensaciones de calma.  

Actividades para desarrollar los sentidos: Táctil, Vestibular y Propioceptivo  

Tacto

Lo podemos estimular haciendo…

Juegos con plastilina y/o masa sensorial: Pueden hacer figuras, letras, números. Además, ¡estimulamos la motricidad fina! Que es necesaria para aprender a escribir.

Pintar con los dedos: Puedes colocar una hoja sobre la mesa y permitirle que sienta la textura de la pintura. La actividad puede ser libre o guiada. Si así lo prefieres, puedes trabajar prerrequisitos de aprendizaje: identificación de colores, vocabulario básico (pintar un gato negro), seguir líneas, etc.

Cajas sensoriales: se pueden realizar con semillas de diferentes texturas, pueden realizar actividades de identificación de figuras, de letras, colores. Sólo inserta dichos materiales dentro y pídele que los busque.

Arena kinética:Si no tienes en casa, es muy fácil de realizar, puedes ver un tutorial sobre ello. Puede implementar muchas actividades y estimulas la motricidad fina y el juego imaginativo.  

Juegos con agua:a nuestros niños les encanta jugar con agua, además de que los relaja, podemos implementar juegos dirigidos, es decir, implementando prerrequisitos de aprendizaje. Como identificar colores, pescar juguetes (motricidad fina), seleccionar objetos y agruparlos por categorías (animales, figuras geométricas, objetos del hogar).

Masaje con colchonetas y pelotas: Pueden jugar a envolverse con colchonetas, o cobijas, con una pelota comenzar a hacer presión sobre su cuerpo, estos deben de ser suaves. Recuerda que si su hija o hijo tiene defensividad táctil (que no le gusta que lo toquen mucho) la presión al envolverlo debe de ser menor.

Bolsas sensoriales:Hacerlas es muy fácil y pueden participar ambos en la creación y así propicias la participación. Además, puedes colocarle objetos de su agrado o si deseas aumentar vocabulario agregando imágenes de diferentes campos semánticos.

Actividades de higiene:actividades como: lavar dientes, darse un baño con mucha espuma y ayudar a cocinar, también estimula el sistema táctil.

Vestibular

Lo podemos estimular haciendo

Juegos con la pelota.Seguramente conoce las pelotas jumbo. Pues con estas se pueden hacer muchos ejercicios, como acostarse sobre ella de panza o de espaldas y balancearse.

Columpios: ya se con una hamaca o improvisar con una cobija. O también tomarlo de los pies y de las manos y balancear.  

Juegos tradicionales:

  • Patinar
  • El “avioncito” o rayuela
  • Subir y bajar escaleras
  • Andar en bici
  • Saltar en el trampolín
  • Stop

Propioceptivo

Lo podemos estimular haciendo

Secuencias de pies y manos:puedes dibujar sobre papel rotafolio una secuencia de manos y pies, recuerda que el total de estímulos depende de su hija o hijo. Es importante que lo intente no en cantidad sino en calidad, si notas que se le complica utilizar tanto manos como pies, comienza solo por los pies, y poco a poco, ve incluyendo una secuencia con manos.

Sigan líneas en el piso: puede ser una actividad muy divertida porque ambos se pueden incluir, ya sea haciendo competencias. Pinta líneas en el piso o colócalas con una cinta, comienza con rectas, después en zig-zag y finalmente incluye las ondas, todo depende de cómo los vaya realizando su hija o hijo.

Cargar objetos pesados: Puede ayudar cargando las bolsas del super cuando lleguen a casa, que ayude a llevar la ropa sucia a la lavadora y/o algunos otros objetos de la casa como las bolsas de basura.

Jalar la cuerda.Es otro juego que pueden hacer en familia, además fortalece los músculos de las manos.

Actividades de limpieza:pueden ayudar limpiando las mesas, lavar ventanas y hasta arrimar los muebles. Barrer la casa. Recuerde que muchos chicos tienen dificultades en la coordinación así que quizá requieres apoyo físico, pero conforme vayan aprendiendo dicho apoyo disminuirá.

Circuitos motrices: el ejercicio siempre ayuda al fortalecimiento de nuestros músculos. En casa, pueden armar un juego de obstáculos. Recuerda que es importante que salte, escale, mantenga el equilibrio, marche y se estire.

Rodar como troncos:otro juego que pueden realizar es poner el piso una alfombra, colchonetas o una cobija, y pedir que ruede, pueden jugar ambos.

Ahora, sabes algunas actividades para fomentar los sentidos de tus hijas e hijos. ¡Cuéntanos tus experiencias!

Licenciada en psicología, Karen Dolores

Para saber más, entra a: www.capii.com.mx

Búscanos en nuestras redes sociales:

  • Facebook: CAPII Atención Integral Infantil
  • Instagram: @capiiconsul
  • Youtube: CAPII Consultoria

Referencias:

  1. Ayres, J. (2006) La integración Sensorial y el niño. México: Trillas
  2. Papalia, D., Wendkos, S. y Duskin, R. (2009) Psicología del Desarrollo. México: Mc Graw Hill

Para conocer más:

https://autismodiario.com/2015/02/13/estimulacion-e-integracion-sensorial-no-es-sinonimo

4 Reply to “Actividades sensoriales en casa”

  1. Mi chaparro en su mayoría es hiposencible, excepto en el olfato y gusto… creo que tiene de ambos… no acepta algunos olores.. pero gusta de comidas condimentadas y olores fuertes. Y tiene problemas con el clima, ahora que hace tanto calor…dice tener frío ‍♀️ para dormir necesita estar súper tapado ya dormido al segundo se destapa.

    1. Claro. Todas estas experiencias sensoriales tienen diferentes interpretaciones a través de sus sentidos. Lo importantes es justo saber en que esta teniendo variaciones por asi decir y poder ayudar poco a poco a conocer su perfil sensorial, es decir, esta modulación ante diferentes estímulos como nos lo cuenta con respecto al gusto y olfato. De esta manera podremos guiarlo poco a poco a que procese de una manera más idonea los estimulos que le lleguen para que no cause alguna crisis en su respuesta a los mismo.
      Gracias por su comentario y esperemos le sirva la información.

Responder a v19EDjcGhz Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *