ABUSO SEXUAL INFANTIL.

¿Qué es el abuso sexual infantil?

Es un tipo de abuso en el que la persona agresora establece un vínculo con la víctima, la cual se caracteriza de incluir actividades sexuales con el niño, niña o adolescente, la cual no se limita al contacto físico como lo son los tocamientos, caricias, penetración, relaciones sexuales de tipo vaginal, anal u oral, también lo es el exhibicionismo, masturbación ante o a la víctima, producir imágenes o vídeos pornográficos, así como mostrarlas a un menor de edad.

El abuso sexual infantil genera un impacto dañino en el estado mental, emocional y físico de la víctima.

¿Cuáles con las etapas del abuso sexual?

1. Seducción: la persona agresora realiza actividades con el NNA que le sean agradables y divertidas para ganar su confianza.

2. Interacción abusiva: el abusador(a) comienza los juegos eróticos y sexuales, como besos, caricias y/o tocamientos.

3. Secreto: para mantener la relación de abuso, se hace uso de las amenazas, chantajes o violencia para mantener el secreto.

4. Divulgación: cuando el NNA no tolera más el abuso, deciden contarlo o bien, se observan síntomas que generan sospecha.

Retractación: esta última puede o no formar parte de las etapas, se refiere a que cuando se sabe, a las víctimas no se les cree o se les descalifica, generando que los NNA decidan mentir o retractarse pues no obtienen la protección ni el apoyo que buscaban y esto hace que el abuso perdure. 

Características de quienes cometen abuso sexual infantil y de las víctimas.

Con frecuencia estas personas son cercanas o conocen a la niña, niño o adolescente, abusan de confianza, ejercen poder, autoridad y fuerza para generan temor en la víctima con amenazas, castigos, violencia física, para así lograr el control, mantener el engaño y mentir ante los demás.

Aunado a ello, también existen otros factores de riesgo, siendo las características individuales: éstas se refieren a las características personales relacionadas con la baja autoestima, timidez, retraimiento, que favorecen la sumisión y el miedo, lo cual, los vuelve vulnerables; las familiares: están asociadas con el aislamiento del entorno familiar, de la poca o nula comunicación entre los miembros, necesidad de afecto y de atención, así como la escasa o nula educación sexual y finalmente las sociales: relacionadas con el entorno, como el consumo de drogas y/o alcohol, vivir en hacinamiento, vivir o trabajar en la calle, etcétera.

Físicas:

  • Dificultad para caminar o sentarse.
  • Dolor, ardor o comezón en el área genital.
  • Ropa interior con manchas, sangre o rasgaduras.
  • Infecciones constantes en las vías urinarias.
  • Dificultades para comer o hacerlo en exceso.
  • Dificultades para dormir o hacerlo en exceso.

Conductuales:

  • Cambios en su estado de ánimo, con frecuencia presenta irritabilidad, enojo, tristeza, miedo.
  • Cambios repentinos en el comportamiento.
  • Temor de ir a algún lugar o con alguna persona en específico.
  • Dejar de controlar esfínteres, es decir, presentar enuresis y/o encopresis de manera repentina.
  • Cambios en sus hábitos de higiene, desinterés en su aseo personal o realizarlo en exceso.
  • Dificultades escolares e incluso en las extracurriculares.
  • Desinterés por las actividades de las que antes disfrutaba.
  • Temores y pesadillas.
  • Autolesiones o comportamientos descuidados que dañen a sí mismo(a).
  • Interés repentino por temas relacionados con la sexualidad, expresarlo con persistencia y no adecuadas con su edad de desarrollo, manifestarlo en dibujos con contenido sexual o juegos con su propio cuerpo, como la masturbación.

¿Cómo prevenir el abuso sexual infantil?

Es fundamental que los NNA tengan acceso a educación sexual de acuerdo con su edad y etapa de desarrollo, que conozcan y sepan nombrar las partes de su cuerpo, diferenciar las partes íntimas, diferenciar las expresiones de cariño y las sexuales, así como los secretos buenos y malos.

Tener claro que su cuerpo es suyo, es su territorio, por lo que nadie puede tocar su cuerpo ni obligarle a hacer o participar en algo que le resulte incómodo o le genere miedo, independientemente de la persona que se lo diga, sin importar la relación, ser figura de autoridad, etcétera, en caso de que suceda, contarlo a la persona de confianza.

Para salvaguardar la integridad de los NNA es importante:

CONFIAR en ellos y ellas, darles la apertura para que hablen de lo sucedido.

CREER en lo que están expresando.

COMUNICAR que no son culpables del o los eventos.

PROTEGER del o la agresora y, sobre todo, su bienestar.

Licenciada en Psicología y Maestra en Psicopedagogía, Aura Samara Ayala Uribe.

Visita: www.capii.com.mx

Búscanos en nuestras redes sociales:

Facebook: CAPII Atención Integral Infantil

Instagram: @capiiconsul

Youtube: CAPII Consultoria

Referencias:

C. Manuel. (2017). Detectando el abuso sexual infantil. Madrid: Scielo.

Para saber más:

  • ¿Sabes qué es el abuso sexual a niñas y niños? https://www.gob.mx/difnacional/articulos/sabes-que-es-el-abuso-sexual-a-ninas-y-ninos?idiom=es
  • Abuso sexual infantil. https://www.rainn.org/articles/abuso-sexual-infantil
  • Observatorio de Salud Sexual y Reproductiva OSAR.

Material audiovisual:

El libro de Tere: https://www.youtube.com/watch?v=ldYS1mkNsVs

El libro de Sebas: https://www.youtube.com/watch?v=CA0Zn-ZybLw

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *